jurassic world

jurassic world review

‘Jurassic World’, el parque por fin abre sus puertas

Estas últimas semanas me han recordado a una anécdota que viví cuando se acercaba el estreno de ‘Titanic‘. La película fue un boom, y mi clase, que por entonces era de primero de ESO, si no me equivoco, contaba con dos fans histéricas que peleaban por ser la máxima fan de ‘Titanic‘. Su principal argumento era el de “yo era fan del Titanic antes de la película” que estuvo a poco de ser un “yo era fan de Titanic antes de que se hundiera”, una versión del clásico “soy fan de este grupo desde antes de su primera maqueta”.

En fin, que todo esto viene porque quiero hacer un preludio a mi crítica de ‘Jurassic World’. Soy muy fan de la saga, mucho, me volví loco en 1993 con el estreno, me lo compré todo, rompí la cinta VHS de tanto verla. Pero no he necesitado pregonarlo a los cuatro vientos por las redes sociales. Y, sobre todo, no es algo que nos haga especiales. De hecho, era lo normal en esa época volverse un fan jurásico. Así que yo, como recomendación de buen uso, animaría a usar las redes sociales para cosas más productivas que presumir de ser el mayor fan de ‘Jurassic Park World’.

 

‘Jurassic World’: volvemos a Isla Nublar

Dicho esto, decir que la película me ha encantado me parece poco. El film, 22 años después del primero, recoge todos los elementos que encumbraron a ‘Jurassic Park’ y los mantiene durante dos horas que se hacen muy cortas, muy entretenidas y ofreciendo justo lo que promete: un buen film palomitero, que abre las puertas del verano y que hay que disfrutar con unas palomitas, un buen refresco y muchas ganas de alucinar con cada frame.

Para ponernos en antecedentes, ‘Jurassic World‘ pasa olímpicamente de la segunda y tercera entrega para explicarnos como, años después de la tragedia de ‘Jurassic Park’, el centro se reinventa, mejora la seguridad y reabre como ‘Jurassic World‘. El punto de inicio es la creación de un macro dinosaurio diseñado genéticamente y con elementos de varios. Como puedes imaginar, la cosa va por dónde tiene que ir y así tenemos un buen espectáculo. Porque sí, esta vez es aún más terrorífico: el parque cuenta con 20.000 visitantes.

Bruce Dallas Howard y Chris Pratt podrían ser los protagonistas, pero es que en realidad también lo son los dos niños/adolescentes que vivirán su propia aventura. Aunque no nos engañemos: los verdaderos protagonistas son los dinosaurios. Quizá abusan demasiado del CG y vemos pocas figuras reales (algo que encumbró al film original), pero la espectacularidad nunca deja de estar presente. Analizo lo mejor y lo peor de la peli a continuación.

 

Lo peor de ‘Jurassic World’

  • La duración. Se hace muy corta y se nota que hay tramas completamente fusiladas (como la historia de la asistente personal de Bryce Dallas Howard).
  • Las CGs. Ya lo he dicho, pero en ‘Jurassic Park’ había más muñeco y menos ordenador (al menos al 100%) y eso te daba una sensación de realismo que aquí flojea un poco.
  • Menos sensación de angustia. Aunque haya más gente, el drama se diluye y la sensación de estar solo en una isla con cientos de dinosaurios libres acojonaba mucho más en 1993.
  • Sin ser ni mucho menos ofensiva, el papel de la mujer que tiene que demostrar todo el rato que puede hacer cosas pese a ser mujer cansa un poco. Que el machote siempre esté ahí para salvarle el culo es algo que Joss Whedon no perdonaría (de hecho, lo criticó en su Twitter).

 

Lo mejor de ‘Jurassic World’

  • Todo. Es decir, el argumento, el guión, el ritmo de la peli te mantienen enganchado durante las dos horas escasas que dura y, por supuesto, sabe a muy poco.
  • Chris Pratt: ha conseguido no caer en el cliché de protagonista graciosete y perfila un personaje único que no cae en otros tópicos.
  • La historia de los niños. ¿Cuántas pelis de acción dan tanto protagonismo a dos niños?
  • Los guiños: son incontables y los hay más fáciles de ver y menos, pero con cada uno de ellos, nuestro niño de 8 años (al menos en mi caso) interior suelta una lagrimita de emoción.

 

‘Jurassic World’ no engaña ni decepciona. Es uno de los films de acción más divertidos y entretenidos que he visto en mucho tiempo. Apela mucho a la nostalgia y eso, hablando de dinosaurios, siempre tiene premio. La generación de los que rozamos la trentena puede darse por satisfecha, ya que hemos vuelto a Isla Nublar y por todo lo alto.

Cómo no, no puedo más que despedirnos con el que posiblemente sea el mejor Main Theme de la historia del cine: