ropa

Shirts and stuff


Esta semana estoy solo en casa y aunque sepa poner la lavadora, podría haber sobrevivido sólo con las camisetas que me he comprado estos días.

Ayer, mientras le compraba una en el Pull&Bear a Alex para rememorar nuestro Japan Tour 2007, me enamoré de una de Silver Surfer, mi personaje favorito ever de comic, sexy, frío y cachas.

No he encontrado la camiseta original pero es una imagen parecida a ésta en formato cómic con bocadillo inclusive. Al final también me compré otra en la que salía un número 1 cruzado de brazos como una negra y es que quién se puede resistir a eso?


Nada más llegar a casa, me encontré con esto:








Ni me acordaba que había pedido una camiseta de Frankmusik! Preparándome para su aún no confirmado concierto de octubre en Razzmatazz, lo mejor es que venía con otra pieza que quizás os enseñe algun día, que es de color de rosa y no me lo vereis a primera vista…

Y para rematar la semana, hace escasas horas que he recibido esto:


El pack de Remedy, el mejor single ever de Little Boots, que incluye el single digital, el cd, el 7″ y el 12″. Todos muy bonitos y muy geniales, pero lo que de verdad aprovecharé es la camiseta y lo sabeis. Porque por más que el veneno influya en nuestras emociones, dancing is my remedy!

I wear black glasses

Ayer me hice con ellas. No quería gastarme mucho, pero caímos en el centro. La Carlota me llevó a una tienda donde molaban, pero no me acababan de gustar. Y fíjate tú que al final terminamos en el camello, sitio hortera por excelencia (y del cual me encanta la mitad de lo que tienen, y lo otro porque es de tía). El caso es que las vi y dije: las necesitarás. No sabes aún cuando pero las necesitarás. Ahora es cuando pienso que podría haberlas llevado con Madonna, en la Prom Night, pero me da igual. Será por oportunidades!


Había puesto un remix de la Aguilera, pero se ha puesto peleón y no sonaba bien, así que Mónica, que estaba disponible, me deja poner mi mash up de Europa versus el instrumental de Tiësto Remix de Bloc Party:




Sticky & Sweet: The Shirt Incident


Para cerrar una semana madonnica por excelencia, un recopilatorio que he hecho de los vídeos que he ido encontrando en los que se muestra cuando le tiré la camiseta a la vieja.


Primero os muestro a la susodicha, para que la conozcais. Era una versión en blanco y lila confessions de la que yo llevaba (azul y verde):

Cortesía de Esther, la mente y las manos creativas de La Magdalena de Proust, que ha colgado todas las camisetas que hizo en su blog.

Alex, un santo, me la estuvo guardando todo el concierto, y cerca del final entre él y Jordi no paraban: pero tírasela ya! que se va! Pero me esperé al momento adecuado, y he aquí las pruebas:


0:23 – Paso olímpicamente de lo que me tires, Enric.

0:55 – Uy, Hypnosis, que es eso tan chulo que llevas enganchado? dámelo! (afortunadamente la aparta)


0:48 – Lanzamiento multiángulo, para que os quejeis!
0:52 – Hypnosis la recoge




1:51 – Lo que os he contado en el primer video pero de cerca, mira como la tía jamona intenta robarle la camiseta y él la aparta!

Condones de Roisin Murphy y Pájaros asesinos

Y gracias a eso he podido comprar y él me ha podido regalar todo lo que veis en la foto.
Empecemos por el Saló del Còmic. Pantuflas Domo, nada más que decir. Estupendas y perfectas. Monster edición monstruosa, porque vaya tocharro. Tras no entender el anime, me lanzo a intentar comprender el manga. Gorro de bicho naranja para la cabeza, copiado del de Alex (nos queda como un guante, aunque quede fatal decirlo, a nuestros facebooks me remito. Muñecote de la arare que no es del saló, pero encaja en el contexto. Me ha tocado el chino coñazo, así que no lo comento.
Discos: regalo de Alex del single de 1Plus1 (la artista posteriormente conocida como Juliet) y su single electropop, con un pasado a lo Robin Sparkles. Flo Rida (otro regalo de Alex) porque ya basta, hace un año que lo quería y se lo ha currado, y Yeah Yeah Yeahs que es un disco perfecto, emotivo y con 4 bonus acústicos (pronto review! I promise myself).
Y luego, el H&M. Iba a comprarme unas bambas seriotas para la boda de mi prima (que, ojo, he comprado, negras y muy, muy serias), pero la tentación ha podido conmigo y Alex me ha animado a ello (supongo que tras el peligro que hemos pasado hoy, lo merecíamos). Gorra rosa chupiguay, gafas de colorines tremendas (lo que ni mucho menos quita que siga robandole a Coque las suyas cuando volvamos a Elche), bambas de colores mucho más baratas que mis últimas y camiseta antiSIDA de Katy Perry, con un corazón y todos los órganos del cuerpo pero el corazón con cara y ojos y sonrisa.
Además, regalaban condones de Roisin Murphy, porque ella está muy en contra de las ETS (así como de ser una persona agradable a los ojos y oídos humanos) y por detrás salían los Tokyo Hotel Show. La camiseta diseñada por Moby era la bomba, y la de Yelle también. La de Robyn era una caca que no decía nada.
Y eso es todo. Cuando pueda os hablo de la peli de Millennium que vimos ayer, pero es que lo de hoy, entre el pájaro y Roisin, ha ocupado todo mi tiempo.

Los culpables del comeback de Roser

Por si alguien no es consciente, el Barça ha ganado la Champions. Y muchas cosas más. Este es uno de esos momentos históricos en los que todo el mundo se une para volverse como una puñetera cabra. Ya sea para salir a liarla, para fingir que le interesa el futbol o para revindicar lo mucho que lo odia y lo demasiado bien pagado que está.

Anyway, como yo los comprendo a todos y a la vez los critico, tengo una camiseta de la segunda equipación amarilla/verde fosforita (de hace unos años) y la voy a llevar, porque quiero brillar, y porque soy hermoso:

Bona nit! Dios!

Este finde ha estado marcado por la fiesta mayor de mi pueblo, con grandes conciertazos de orquestras de pueblo, tamborileros y piromusicales “Crisis Edition”. Dentro de tanto rollazo pueblerino, la feria de artesanía volvía con una para de lujo: la Magdalena de Proust volvía para enredarnos con sus geniales diseños de camisetas, bambas, baberos y delantales, entre otras muchas cosas:

El ambiente era genial, ya que parecía la típica feria temática de High School tan clásica, porque los de la feria medieval se colaron, y podías encontrar pan recién hecho, cocas de todos los sabores, chuches artesanales y el mejor queso ever (es tan, tan, tan bueno que quizás le haré una entrada si no me lo como antes).
Al final Alex compró dos camisetas, una para él y otra para mí con la mejor canción ever de Arctic Monkeys (mañana si me buscais, aparte de encontrarme, la vereis puesta). Yo, además, le pedí un delantal freak para el Mother’s Day, que incluía a partes iguales Rolling Stones, David Bowie, Lost y el Barça. Cabe decir que mi madre alucinó, así que misión cumplida.

Pero, let’s face it, hay algo que marcó la historia de la opinión pública el sábado. Y es lo que se llama un…

Quién me conoce sabe que muy, muy difícilmente aguanto un partido de futbol entero. Pero cuando es un espectáculo lleno de chorreo y humillación blanca, ahí me tendreis en primera fila. Incluso Alex, aunque estuviera con el portátil puesto, vivió discretamente ese momento histórico, que recordarán nuestros nietos.
Y es que, Madrid, nuestras portavoces tienen algo que deciros:

Electrolife

Primero empezamos con mi compra gorda de ayer. Quería que fuese una sorpresa para Alex, más que nada para ver si se desmayaba o algo, pero he comprobado que ya lo tengo a prueba de bombas. Os presento a mis nuevos amores:

Me enamoré de ellas nada más verlas. O ellas de mí. El caso es que no me las podía quitar de la cabeza, y ahora ya son mías. Teniendo en cuenta que yo no me gasto más de 15 euros en bambas… un día es un día. Aunque bueno, basta de autojustificaciones: molan y punto.
Hoy he sido más comedido y me he hecho con un recopilatorio genial de 2002 llamado “Electrolife: Pop for the Electro Age“. Si os soy sincero, lo he comprado porque he visto “Les Rythmes Digitales” y no tenía tracklist y valía 6 euros y tenia estrellas y brilli brilli.
El paquete, como veis, es así como el del Sex (la mejor monografia publicada por Madonna, junto a Les Roses Angleses). He conseguido abrirlo con cariño sin romper nada, he ripeado el cd y ya lo tengo guardadito. Tiene buena pinta, que además también está Felix Da Housecat con su única canción chula no-remix, Peaches, Miss Kittin… un poco de electro guarro que no pasa de moda. Y es que 2002 molaba…
Por último, he actualizado un poco mi colección de Bobobo bobobo, un manga sólo a la altura del gran Toriyama (que últimamente da un poco de asco por poner su nombre en esa patada en los huevos que es Dragon Ball Evolution). Qué mejor que mostraros el humor de Bobobo con una recopilación de videos que he robado en youtube: