obit

RIP Natalie Imbruglia

De la misma forma que sigo a Britney desde que plantó las coletas y la faldita en 1998, puedo decir que soy fan de la Imbruglia desde que tenía 12 años. Vamos, desde que empezó. Y como buen fan, aborrezco Torn hasta la médula, porque básicamente el resto de sus canciones son mejores. Aún recuerdo cuando no pude ir al concierto que dio en Barcelona por ser tan enano.

Ayer me sentí triste al enterarme de que Natalie deja la música indefinidamente. Lo sabemos gracias a Portal Imbruglia, uno de los grupos de fans más dedicados que he visto nunca. Sus fans ya estamos acostumbrados a este trato ridículo, a no tenerla de gira nunca, a la no salida de singles ni promoción por cutre que sea, pero saber a ciencia cierta que no habrá más música por el momento, pues duele. Porque mira, lo deja Geri Halliwell y el mundo sigue, pero lo deja Natalie y me duele en el alma.

En fin, haré un breve repaso por sus discos, que son pocos, pero brillantes, y porque espero que esto sea una pausa necesaria y que pronto vuelva con nueva música, sea como sea.

Left of the Middle [1997]



Su estreno es uno de esos discos redondos y variados, como una bolsa llena de chucherías y que no sabes con cual empezar. El hit mundial Torn abre las puertas (afortunadamente, así nos lo quitamos de encima rápido) a todo un séquito de temas guitarreros, ya sea acústicos o más eléctricos. Mucha percusión y una voz dulce y limpia, sin florituras. Todos los singles fueron verdaderas joyas: la dramática Smoke, la urbana Big Mistake (con video grabado en la mejor ciudad del mundo, la que me vio nacer) y mi favorita, probablemente de toda su carrera: Wishing I Was There, con uno de los mejores estribillos de la historia. Además de todo eso, cortes elegantes como Leave Me Alone, que podría haber sido grabada en los 50, un poquito de dance en Impressed, y la segunda mejor, la que titula el disco y lo cierra y de qué forma: Left of the middle te roba el corazón y te encanta.

White Lilies Island [2001]



Y empezó la decadencia en ventas mientras mi sonrisa se dibujaba en proporción a la catástrofe en ventas. 4 años se tomó la muchacha para intentar demostrar que no era una one hit wonder. Pero a los consumidores de canciones del verano les daba igual que That Day fuese probablemente el mejor single de 2001. El álbum no podía ser mejor, y aunque nos lo vendieran como que Natalie se había vuelto indie, a mi no me la pegaban, yo ya tenía 16 años y ya sabía lo que era un disco indie y eso no lo era. Era, en cambio, una colección inmejorable de temas, mucho más acústicos, mucho más guitarreros, mucho más ruidosos, dónde se oía más a Nat en todos los sentidos. Los singles, de nuevo, excepcionales: Wrong Impression fue todo un hit por ese rollito folk flipado que tanto gusta, pero a mí me robó el corazón Beauty on the Fire, que compite en perfección con Wishing… Una producción excepcional y un estribillo de muerte, sumado a un remix explosivo de Junkie XL me justificaron la espera. El resto del disco era un regalo para los oídos, desde la preciosa Do You Love a la triste Goodbye, el sonido limpio que te esperas tras ver la portada se cumple a la perfección. Y no quiero dejarme de mencionar Hurricane y Come September.

Counting Down the Days [2005]



A veces tengo la sensación que los discos de Natalie son como una temporada de 24: más de lo mismo, pero más, mucho más, y mucho mejor, y dando un paso pequeño pero firme en comparación a lo anterior, manteniendo ese límite entre mejorar lo anterior y ser lo suficientemente diferente para ver que el tiempo no pasa en balde. Y es que tras escuchar Starting Today y ese disparo de optimismo directo al corazón no hay quién pueda decir que esta chica no vale. El disco le trajo también un hit, porque ella tendrá flops, pero almenos de cada álbum podemos sacar algo. Y todos recordamos Shiver y ese video de espía rumana tan molón. Hubo otro single, el que titula el álbum, y se quedó sin salir Sanctuary, que podría haberla ayudado, o no, pero es un temazo animado, con alarmas y todo. En el lado uptempo también está Satisfied o Perfectly, aunque en este caso las baladas ganan por goleada, con dramones como When You’re Sleeping (brillante es poco), Come On Home o I Won’t Be Lost. También destaco una cara B muy cuca, Only You, que me tiene loco desde la primera vez que la escuché.

Glorious [2007]



Porque mencionar un Greatest Hits que trae 4 bonus tracks insoportables? porque una sola canción, un solo single, una sola palabra: Glorious, justifica toda una carrera. Y quién no sea fan de ella que tire la primera piedra.

Come To Life [2009]

Y 2009 llegaba esperanzado, Natalie se lo curraba y sacaba nuevo disco. El primer single, Want, una bomba de relojería compuesta por Chris Martin. A medio camino entre el dance y el pop-rock, venía a ser un Human más modesto, pero a fin de cuentas un Human. La desastrosa campaña de márketing ha hundido antes del lanzamiento un álbum perfecto, que empezaba con lo que pensamos todos ahora: My God. Curiosamente, todas menos las dos últimas canciones tienen una palabra como título, así nos encontramos con la divertida Lukas, dedicada a su perro, la dramática Fun que me recuerda a Sober de la Clarkson, o el que tenía que haber sido el siguiente single: Scars, una balada acústica que no necesita más que la voz de Nat y la guitarrita. También se nos pone un poco Pussycat Doll en Cameo, lo cual siempre es de agradecer y despide el disco (y de momento, su carrera) con la canción que se une a mis dos favoritas: Wild About It. Un alegato a disfrutar de todo como si fuera la última vez. I wanna let the circus take me away. De acuerdo, pero vuelve pronto. :_(

Anuncios