internet

La mejor serie web del mundo: Billy On The Street

billy eichner on the street

 

Hace ya cuatro años, el verano que pasé en Chicago, una amiga que hice allí me llevó a un restaurante fantástico: estaba ambientado en los 50, ofrecían hamburguesas a buen precio, pero el valor añadido del local me dejó patidifuso: la mala educación. Siempre en tono de humor, los camareros, disfrazados en plan ‘Grease‘, se te sentaban, te quitaban el plato, se reían de ti y criticaban todo lo que podían y más. Por supuesto, me encantó y me di cuenta que los americanos tienen mucho más humor del que creemos.

Billy Eichner es un humorista neoyorkino que ha conseguido reinventar el concepto de humor, actualizándose porque la gente ya está un poco hasta el moño de tanta stand up comedy. Cogiendo al vuelto mi anterior párrafo, Billy apuesta por la mala educación, los gritos y la exageración para arrancarnos unas cuantas carcajadas. ¿Lo mejor de todo? Que el epicentro de sus preguntas es la cultura pop. Y que él es atractivo no, lo siguiente.

Lo conocí por un reportaje que realizó con motivo del inicio del ‘MDNA Tour’ de Madonna, en Tel Aviv. Conan O’Brien le contrató para que increpara a todo transeúnte sobre el inminente concierto de la Reina del Pop. No sé cuántas veces he podido ver el vídeo, pero cada vez me río más. Al principio pregunta por Madonna, y si el ciudadano no la conoce o no es fan, Billy se marcha chillando mil improperios. Lo mismo cuando pregunta por sus mejores canciones. Si no le dicen ‘Vogue’, arma un buen cristo. Pero el mejor momento, sin duda, es el susto que pega a unas pobres muchachas en el minuto 4:

Unos meses más tarde, Billy, que es tan fan de Madonna como yo, consiguió conocerla, y ella, por supuesto, le tomó por loco con mucho humor:

 

Pero ¿por qué es famoso Billy? Por su serie web ‘Billy On The Street’ en la que, básicamente, se limita a chillar a la gente en pleno Nueva York con la peor excusa del mundo. Como el programa tiene tanto éxito, cada vez cuenta con más celebrities invitadas que entran al trapo y hacen el ridículo de una forma genial e histérica. Veamos algunos ejemplos:

 

Coge a Debra Messing (Grace, de ‘Will & Grace‘) y chilla a la gente ‘It’s Debra Messing, You Gays!’

 

‘Dead or Boring’: Billy lee el nombre de una celebrity y la concursante ha de adivinar si está muerto o es aburrido. Lo mejor es el premio: ¡PAPEL!

 

‘For a Dollar’: Billy pregunta cosas ridículas como “nombra una canción de Navidad que no exista” a gente aleatoria y, si aciertan, se llevan un dólar.

 

‘The Julia Roberts Obstacle Course’: carrera de obstáculos centrada en la vida y carrera de Julia Roberts. Desde buscar su Oscar entre la contaminación de ‘Erin Brokovich’ hasta encontrar el contrato por ‘Valentine’s Day’, peli por la que cobró una millonada por aparecer dos minutos. Brutal!

 

‘It’s Not Pitbull, It’s Amy Poehler!’ Billy se lleva de la mano a Amy con una máscara de Pitbull. Tan absurdo como genial.

 

A veces me siento un poco identificado con Billy. Aunque no sea tan gracioso, su histeria contagiosa me suena demasiado. Espero volver a Nueva York sólo con la esperanza de que me entreviste en plena calle.