epic

CIVILIZATION

Justice vuelven. Vuelven mejor que nunca. Con un sonido más ruidoso que nunca. Waters of Nazareth + DVNO + D.A.N.C.E.

Un halo épico que te cagas.

Que vuelven ya.

THE BEATING OF A MILLION DRUMS
THE FIRE OF A MILLION GUNS
THE MOTHER OF A MILLION SONS


CIVILIZATION

SCOTT PILGRIM VS The World

An awesome epic of epicness

Bueno, ahí va un ataque de euforia incontenida y una frase de la que os aseguro no me voy a arrepentir: Scott Pilgrim es la mejor película de la historia.

O como mínimo la película con la que más he disfrutado en un cine en los 25 años que llevo viendo pelis. Y sobretodo los últimos 7 años en los que he visto cientos y cientos de pelis.

La historia ya la conocemos del cómic: chico freak en Toronto, sale con una china colegiala y se enamora de una americana con el pelo de colores, repartidora de amazon.ca y muy cool. El problema? ha de derrotar a los 7 ex malvados de Ramona, la chica de la que está enamorado.

Y a cual más freak, desde el cantante de Bollywood hasta la estrella de Hollywood, pasando por dos dj japoneses gemelos, un bajista de moda (y nuevo novio de la chica que rompió su corazón, Envy Adams) y una bollera brutal.

La peli está llena de guiños. Pero llena hasta el borde. Cualquier sonido, cualquier efecto que pasaba, proviene de un juego. Tanto la barra de pis cuando va a mear, el sonido de los anillos de Sonic o de Super Mario, Michael Cera tocando con el bajo el tema de las batallas de Final Fantasy II (el peor FF para muchos, por lo tanto, bonus freak).

Mi mayor miedo era las expectativas que tenía puestas, y las  supera con creces. Las batallas, al más puro estilo God of War, son tremendas, y los enemigos sueltan monedas canadienses cuando mueren, y también consigues +1UP cuando derrotas a enemigos potentes.

Pero si algo mueve la película y la convierte en el bombazo que es, son los personajes. No hay ni uno que no encaje, que no lo haga bien, desde los protagonistas, con Kim, la chica que toca la batería que solo habla para soltar perlas, la chica de las gafas que es una histérica y trabaja en todos los sitios y es odiosa pero te encanta, la hermana de Scott que se entera de todo tal como sucede, Wallace, el mejor amigo gay de Scott que se enrolla con todo tio bueno viviente, Knives, la china histérica con la que sale Scott al principio… es un no parar, por no contar con los enemigos, entre los cuales están nada más y nada menos que Chris Evans y Brandon Routh, el último Superman.

La música. Otra gran protagonista de la peli. Nunca el rock más cutre de garaje había encajado tanto con las melodías de 8 bits. Temazos de la banda de Scott, los Sex Bobomb, combinados con trallazos de Master System a un nivel que nadie se espera.

Y bueno, lo mejor de todo, que tras esta fachada de guiños videojueguiles, de comics, de anime, de manga, de todo, al final nos encontramos con una jodida historia de amor ante la que nos quedamos prendados. Porque Ramona mola, y la primera escena en la que se conocen y Scott le explica que Pac-Man se iba a llamar Puck-Man pero lo cambiaron para la gente no le pusiera una F es impagable.

No es una peli para todo el mundo, de hecho, a veces pienso que es una película hecha sólo para mí, pero sea como sea, disfruté, reí y aplaudí como no lo hacía en años Y eso no me lo puede quitar nadie.