cine

jurassic world review

‘Jurassic World’, el parque por fin abre sus puertas

Estas últimas semanas me han recordado a una anécdota que viví cuando se acercaba el estreno de ‘Titanic‘. La película fue un boom, y mi clase, que por entonces era de primero de ESO, si no me equivoco, contaba con dos fans histéricas que peleaban por ser la máxima fan de ‘Titanic‘. Su principal argumento era el de “yo era fan del Titanic antes de la película” que estuvo a poco de ser un “yo era fan de Titanic antes de que se hundiera”, una versión del clásico “soy fan de este grupo desde antes de su primera maqueta”.

En fin, que todo esto viene porque quiero hacer un preludio a mi crítica de ‘Jurassic World’. Soy muy fan de la saga, mucho, me volví loco en 1993 con el estreno, me lo compré todo, rompí la cinta VHS de tanto verla. Pero no he necesitado pregonarlo a los cuatro vientos por las redes sociales. Y, sobre todo, no es algo que nos haga especiales. De hecho, era lo normal en esa época volverse un fan jurásico. Así que yo, como recomendación de buen uso, animaría a usar las redes sociales para cosas más productivas que presumir de ser el mayor fan de ‘Jurassic Park World’.

 

‘Jurassic World’: volvemos a Isla Nublar

Dicho esto, decir que la película me ha encantado me parece poco. El film, 22 años después del primero, recoge todos los elementos que encumbraron a ‘Jurassic Park’ y los mantiene durante dos horas que se hacen muy cortas, muy entretenidas y ofreciendo justo lo que promete: un buen film palomitero, que abre las puertas del verano y que hay que disfrutar con unas palomitas, un buen refresco y muchas ganas de alucinar con cada frame.

Para ponernos en antecedentes, ‘Jurassic World‘ pasa olímpicamente de la segunda y tercera entrega para explicarnos como, años después de la tragedia de ‘Jurassic Park’, el centro se reinventa, mejora la seguridad y reabre como ‘Jurassic World‘. El punto de inicio es la creación de un macro dinosaurio diseñado genéticamente y con elementos de varios. Como puedes imaginar, la cosa va por dónde tiene que ir y así tenemos un buen espectáculo. Porque sí, esta vez es aún más terrorífico: el parque cuenta con 20.000 visitantes.

Bruce Dallas Howard y Chris Pratt podrían ser los protagonistas, pero es que en realidad también lo son los dos niños/adolescentes que vivirán su propia aventura. Aunque no nos engañemos: los verdaderos protagonistas son los dinosaurios. Quizá abusan demasiado del CG y vemos pocas figuras reales (algo que encumbró al film original), pero la espectacularidad nunca deja de estar presente. Analizo lo mejor y lo peor de la peli a continuación.

 

Lo peor de ‘Jurassic World’

  • La duración. Se hace muy corta y se nota que hay tramas completamente fusiladas (como la historia de la asistente personal de Bryce Dallas Howard).
  • Las CGs. Ya lo he dicho, pero en ‘Jurassic Park’ había más muñeco y menos ordenador (al menos al 100%) y eso te daba una sensación de realismo que aquí flojea un poco.
  • Menos sensación de angustia. Aunque haya más gente, el drama se diluye y la sensación de estar solo en una isla con cientos de dinosaurios libres acojonaba mucho más en 1993.
  • Sin ser ni mucho menos ofensiva, el papel de la mujer que tiene que demostrar todo el rato que puede hacer cosas pese a ser mujer cansa un poco. Que el machote siempre esté ahí para salvarle el culo es algo que Joss Whedon no perdonaría (de hecho, lo criticó en su Twitter).

 

Lo mejor de ‘Jurassic World’

  • Todo. Es decir, el argumento, el guión, el ritmo de la peli te mantienen enganchado durante las dos horas escasas que dura y, por supuesto, sabe a muy poco.
  • Chris Pratt: ha conseguido no caer en el cliché de protagonista graciosete y perfila un personaje único que no cae en otros tópicos.
  • La historia de los niños. ¿Cuántas pelis de acción dan tanto protagonismo a dos niños?
  • Los guiños: son incontables y los hay más fáciles de ver y menos, pero con cada uno de ellos, nuestro niño de 8 años (al menos en mi caso) interior suelta una lagrimita de emoción.

 

‘Jurassic World’ no engaña ni decepciona. Es uno de los films de acción más divertidos y entretenidos que he visto en mucho tiempo. Apela mucho a la nostalgia y eso, hablando de dinosaurios, siempre tiene premio. La generación de los que rozamos la trentena puede darse por satisfecha, ya que hemos vuelto a Isla Nublar y por todo lo alto.

Cómo no, no puedo más que despedirnos con el que posiblemente sea el mejor Main Theme de la historia del cine:

 

 

Anuncios
Rec 4 Apocalipsis Crítica

REC 4: Apocalipsis

Un servidor ha intentado mantenerse virgen con el supuesto desenlace de la saga REC porque quería descubrirlo todo por mí mismo.

Como ya me pasó hace muchos años, en ese festival de Sitges en el que me aterrorizaron como nunca con el falso reportaje de Ángela Vidal en un bloque de pisos de la Rambla Catalunya de Barcelona, quería retomar esa sensación de llegar desprotegido, sin saber lo que me iba a encontrar. Y el resultado ha sido muy positivo.

Con REC, su primer capítulo, el cine de terror español se reinventó, cogió caminos que antes nadie había tomado e hizo el terror real, posible, y muy cercano. Con su segunda parte encontramos más de lo mismo pero un poco más de desarrollo documental. Y con la tercera parte llegó el renacimiento. Paco Plaza y Jaume Balagueró se repartían el “final” de la serie, Génesis y Apocalipsis, el principio y el fin. Rodada como una película normal (aunque con unos primeros minutos homenaje al formato de cámara en mano), Leticia Dolera se hacía con el papel protagonista y convertía los orígenes de la saga en un peliculón desenfadado, terrorífico y divertido a partes iguales. Vamos, una joya.

Y ahora llega la cuarta parte, en la que vuelve Manuela Velasco a retomar su papel como Ángela en el mismo punto exacto en el que lo dejó en REC1&2. Una localización remota (un barco perdido en el mar) y una amenaza que, cómo no, viaja con ellos. A medio camino entre las mejores entregas de Resident Evil y Alien, la claustrofobia y la acción se dan la mano en una peli cañera, divertida y que responde muchas dudas.

¿Cosas que echo de menos? A la niña Medeiros, de la que esperaba una aparición más que en formato recuerdo. Aunque el final (del que no desvelaré nada) me haya gustado mucho, echo en falta un epílogo más grande, más potente, con más contenido. Pero en conjunto es una peli de terror que poco o nada tiene que envidiar a las superproducciones americanas. ¿No estamos aburridos ya de tanta familia que se muda a una casa con muñecas, señoras con mucho pelo, fantasmas o demás? De hecho, antes de la peli tuvimos que ver el trailer de ‘Ouija‘ que recogía todos los tópicos que te puedes encontrar en una peli de terror del siglo XXI: “productor de Insidious“, “niños que van a una casa encantada” y sustos baratos y gratuitos a modo de golpes de violín.

‘REC 4: Apocalipsis‘ es el cine español que queremos ver. Internacional pero con carisma, diferente e incomparable. Que no vive de las rentas de sus anteriores capítulos. Lo único que pido: que la saga no muera y viva un nuevo renacimiento, ¿quizá en forma de serie?

 

Gone Girl Ben Affleck David Fincher

‘Gone Girl’, cuando la locura no tiene límites

No es fácil contar una historia. Menos fácil es contarla bien. Y de lo más complicado de todo es tenerte 149 minutos enganchado a una pantalla esperando ver cuál es el siguiente paso.

No lo voy a negar, me esperaba encontrarme ante una peli muy sesuda con ‘Gone Girl’, el drama-meets-thriller-meets-teleseriedeAntena3 del que todo el mundo habla. Me esperaba tener que pensar mucho, como dice Britney Spears (las pelis de ahora te hacen pensar). Esperaba encontrar una iconografía intrincada, un mensaje en cada plano, en cada detalle, y al final resulta que no.

A veces, las historias hay que contarlas de una forma llana y comprensible. No hacen falta trucos ni artificios. La propia historia, el argumento, es tan fuerte y poderoso, que no necesita distracciones ni adornos que lo hagan más “cool” o más digno de llevarse unos cuantos Oscar.

Gone Girl‘ cuenta la historia de la desaparición de una mujer. Principalmente desde el punto de vista de su marido, un Ben Affleck que, siendo tan soso como siempre, no consigue cargarse la peli. Ni siquiera su desnudo de tres al cuarto.

Durante dos horas y media acompañaremos a Affleck, a la familia de la desaparecida y a la policía en la investigación, paso a paso, de un caso más que extraño. Poco a poco iremos descubriendo nuevos y explosivos detalles y ahí, sin soltar ningún spoiler, os aseguro que la cosa se vuelve muy Antena 3 domingo por la tarde.

¿Es acaso algo malo? En absoluto. Seguro que más de una vez has visto una de estas pelis y has pensado: joder, ¡qué argumento! Si lo hicieran bien, en el cine y con más presupuesto, sería un bombazo. Pues ala, ahí lo tienes.

‘Gone Girl’, o ‘Perdida‘, como la han traducido en España, es una historia compleja, contada de una forma muy sencilla y que te sorprende sin engañarte, que avanza como uno de esos libros de 1500 páginas que devoras en apenas una semana. Entretenimiento, que de eso trata principalmente el cine, ¿no?

 

 

Festival de cine de Sitges 2014

Sitges 2014 – Genética ocular, albano kosovares y vampiras iraníes

Hasta hace poco más de una semana pensaba que este año no iba a Sitges. Pero como quiero cuidar mi vida social, aunque sea un poquito, nos dimos el capricho y este domingo hemos pasado por la marató, eso sí, matinal, del Festival de Sitges 2014.

Me pareció buena idea el horario: no me importa madrugar (de 9:45 a 15:30) y me deja bastante tiempo para mis doscientas mil labores que tengo este año. Así que os cuento en 4 líneas lo que me ha parecido cada una de las pelis de este año:

 

Origins

Origins movie
La ganadora del festival es muy merecida. Un drama romántico, inquietante, con un contexto científico y una lucha entre la fe y la ciencia que consiguen que no aburra. Se te pasa en un suspiro, te emociona, te parte el alma y te hace entender la psique de un científico y la de una persona “libre” entregada a su fe. Eso sí, sales con ganas de no ser ninguno de ambos.

 

Hyena

Hyena movie
Las pelis sobre mafias, polis corruptos y más si son británicas están muy tralladas, pero en este caso consiguen darle un toque realista, con miles de matices, que te mantiene cada vez más enganchado a la pantalla. Si bien al principio todo el mundo te parece un capullo, eventualmente empiezas a descubrir capas y realidades complejas. Terminas sin desearles mucho bueno, pero empatizas y, al final, todo es como la vida: no hay gente 100% buena y gente 100% mala. El final no gustará a muchos.

 

A Girl Walks Home Alone At Night

A girl walks alone at night
La gran sorpresa: una ciudad fantasma iraní y una chica vampira que ataca al que le da la real gana. Rodada en blanco y negro, con una fotografía espectacular, un estilo muy sobrio y, de nuevo, otro toque de realismo que te encoge el alma. Bastante lenta, muy en plan cine iraní y no te hace sentir terror, pero sí una angustia no sólo por la amenaza del monstruo, sino por la realidad que viven sus protagonistas.

 

En resumen, ha sido una marató diferente, algo difícil, pero puedo asegurar que ninguna me ha decepcionado. Y eso es mucho teniendo en cuenta las experiencias anteriores.

Guardians of the Galaxy, o Chris Pratt bailando ‘Hooked on a Feeling’

Crítica Guardians of the Galaxy

‘Guardians of the Galaxy’ se ha postulado como la peli de superhéroes del verano. Yo la esperaba como agua de mayo por mi fanatismo incondicional a Chris Pratt, el hombre que está más sexy cuando ni siquiera lo intenta, y que está casado con Anna Faris, razón de más para adorarle.

Por lo visto, esta nueva saga de héroes marvelianos es una de las más indies de todas. Ni Thor ni Ironman ni, por supuesto, los X-Men o el Capitán América son tan desconocidos. Pero tocaba renovar, recordemos que hay programados más de 20 estrenos de cómic en el cine hasta 2016. ¿Y qué hace a ‘Guardians of the Galaxy’ diferente? Muchas cosas:

  • Una historia típica, pero entrañable: un humano abducido, un zorro/mofeta que habla, un hombre árbol, una mujer verde y un guerrero ciclado con ganas de dar golpes. Todos, unidos por una misma causa, o causas diferentes, pero con un mismo método. Habrá peleas, cachondeo y muchos mamporros. Y, lo mejor de todo, no sientes que los guionistas te traten de idiota mientras disfrutas de esas escenas.
  • La banda sonora: por primera vez en la historia, una banda sonora llega al número 1 de Billboard sin el apoyo de un single nuevo. El Awesome Mix que la madre del protagonista regala a su hijo resuena por toda la galaxia. Y es imposible no bailar con los 12 temazos que incluye. Esperamos que, visto el éxito de la primera parte, para la segunda se animen a lanzar una edición limitada en cassette.
  • Chris Pratt: ¿Hace falta decir más? Es uno de los actores que más va a dar que hablar. A mí me ganó, como a la gran mayoría, en ‘Parks & Recreation’, para después eliminar a Bin Laden en ‘Zero Dark Thirty’. El papel protagonista parece que lo hayan escrito para él, y espero verle mucho más en muchos más sitios.
  • El tono desenfadado y casi paródico del film: Como decía antes, en esta peli no te tratan de idiota. No intentan que sea un drama a lo Isabel Coixet mostrándote de forma banal y ridícula la inquietudes de los superhéroes (te miro a ti, ‘Man of Steel’). Es divertida, cumple y te hace reír. Si quiero algo más sesudo, ya me buscaré la vida. Y por eso se mea en muchas pelis actuales.
  • La duración: Parece algo ridículo pedir a una película que dure menos, pero tratándose de superhéroes, nos hemos acostumbrado a las 2 horas y media y eso no es ni medio normal. Los guardianes se ventilan la historia en mucho menos de dos horas y nos dejan contentísimos. Más no es siempre mejor.

Queda claro que ‘Guardians of the Galaxy’ me ha encantado, que sus protagonistas, pintorescos e imposibles, son lo más refrescante que he visto en mucho tiempo. Y lo más importante: han conseguido que me vuelva a ilusionar viendo superhéroes en el cine.

Begin Again, el antimusical

Begin Again Movie

Hace ya unas cuantas semanas que vi ‘Begin Again‘, y aunque lo hice un poco reticente (el anuncio emitido en televisión tenía una pésima edición), me fié de mi fiel amigo Rotten Tomatoes y, de camino, me llevé una de mis pelis favoritas del año.

Durante los primeros 20 minutos me empecé a acostumbrar a que no estábamos ante una comedia típica, aunque abusara de algunos tics (protagonista insultantemente guapa y talentosa, hipsterismo por un tubo…) y, pese a todo, me pareció correcta. La historia de un exitoso (profesionalmente) y fracasado (personalmente) director de discográfica como descubre que está harto de las ediciones en DVD con comentarios del artista para vender más. Quiere que lo que venda sea la música, un mensaje utópico, a medio camino entre la ridiculez y la brillantez.

Pero no es hasta que llega al bar, borracho como una cuba, y empieza a escuchar cantar a una chica en el peor momento de su vida, cuando te enamoras terriblemente de ‘Begin Again’, una peli para los verdaderos fans de la música. La peli empieza con la misma canción de Keira Knightley, sólo que esta vez desde los ojos de Mark Ruffalo y, lo más importante: la escuchas con sus oídos. Una balada acústica, sin grandes pretensiones, termina convirtiéndose en una bomba de sonidos, arreglos y emoción.

‘Begin Again’ es la historia de amor de un chico y una chica no entre ellos, sino con la música. Cómo encontrar el equilibrio entre luchar por tu integridad como artista y no caer en la trampa de ser excepcionalmente pedante. Así, ambos deciden llevar a cabo un proyecto espectacular, divertido, único, que no saben si les traerá beneficio económico, pero sí del personal. Lo importante de las segundas oportunidades, de gastar tus energías en quién lo merece, y en valorar lo negativo, rascar y sacar lo positivo. Porque si te tropezaste con esa piedra y te caíste, es porque al levantarte descubriste algo nuevo. Y mejor.

Me gusta mucho que aparezca Adam Levine interpretándose a sí mismo con otro nombre: un arrogante líder de una banda de mierda que tiene 4 hits y ya se convierte en una superestrella insoportable, capaz de prostituir cualquier canción con tal de que suba en los charts. Lo que no me queda tan claro es si él entiende la ironía de su personaje.

Lo que más me gusta de la película es que no te quiere aleccionar sobre qué música debes escuchar. Ni siquiera hacen referencia al pop plástico, o al rock de mercadillo que venden muchas bandas. Es una peli individualista, con un mensaje directo: haz lo que quieras, lo que quieras de verdad, lo que te llene, te haga feliz y si por el camino puedes arrastrar a unos cuantos a esa felicidad, bonus para ti. Y si se trata de buena música, aún mejor.

‘Begin Again’, una comedia romántica en la que el objetivo es enamorarse y casarse con la música.

‘Veronica Mars’, la película

veronica mars movie

 

Hace un año, Kickstarter cobró sentido para mí. Vamos, que encontré el proyecto perfecto en el que invertir. Cogí mis 25 dólares y los deposité en la cajita de ‘Veronica Mars’, la película que si se llevara a cabo, continuaría la historia de la mejor detective adolescente que ha tenido la televisión del siglo XXI.

Recibí lo que me tocaba por esa inversión (pequeñita, pero estando en paro, no podía con más): el guión en PDF del film el día del estreno y una camiseta de mi elección, que es una chulada y que tiene el logo de Mars Investigations.

Vamos por partes: los que no conozcáis ‘Veronica Mars’, os la resumo rápida y sin spoilers: Veronica Mars vive en Neptune, una ciudad californiana y su padre es investigador privado, pero en su día fue el sheriff. Lo destituyeron por acusar falsamente al padre de una chica asesinada. Esa chica era la mejor amiga de Veronica.

La serie arranca con la vida de loser de Veronica, que compagina el odio de sus compañeros con sus pequeñas investigaciones que, poco a poco, van creciendo.

La serie terminó de forma abrupta, por baja audiencia, y como entonces no existían los social media y la presión que hoy puede hacer una fanbase, quedó en el olvido de los DVDs y las reposiciones.

En 2013, Kickstarter funcionaba a pleno rendimiento, y Veronica Mars fue la primera peli potente 100% financiada con el dinero de los fans. Una peli sin grandes efectos, ni grandes suelos, hecha por personas que creen en una historia, que sin ser un clásico de Shakespeare, llegó a mucha gente y lo ha vuelto a hacer.

Mis 25 dólares ayudaron a que todos los personajes posibles se reunieran en una peli que, sin ser la bomba, sirve de ventana para ver qué ha sucedido con los personajes en estos últimos 7 años. Cameos, guiños, misterios y una puerta abierta a una segunda peli. De momento, ya hay dos libros confirmados. Parece que tenemos Veronica para rato. Y quién lo agradece, por supuesto, son los fans.