app

Timehop, la app para viajar en el tiempo (de tus redes)

timehop app

No soy documentalista por casualidad. Mi pasión (llámale pasión, llámale frikismo) por los datos, por recopilar todo lo que hago y dejo de hacer me ha perseguido toda mi vida. Desde cuando catalogaba físicamente mis CDs por género y por tipo de artistas (con pegatinas DIY) siempre lo he querido saber todo y me encanta regodearme en lo que hacía tal día como hoy.

Y así, con la base de “tal día como hoy” nace Timehop, una de las Apps más simpáticas que han pasado por mi iPhone. No es la más útil del mundo, pero sí que sirve para muchas cosas.

Empecemos por ver cómo funciona:

1. Te la descargas

2. Añades todas las redes sociales a las que perteneces (cuántas más, mejor)

3. Cada mañana, Timehop te avisará de que empieza tu nuevo día. ¡Y ya está!

¿Y qué es lo que ves? Pues algo genial: todas tus actualizaciones de ese mismo día hace 1,2,3 y hasta 4 años. Al menos, en mi caso. Por ejemplo, esta semana hizo un año de mi primera pinchada en la fiesta Choco Churros. Pues el día en cuestión me actualizó con el evento, las fotos de Instagram, mis comentarios en Twitter.

Como regalo, al final de tu actualización más antigua, te colocan una efeméride internacional, tipo “Hoy hace 5 años que terminó la huelga de guionistas en USA”. No sé si hace caso de los contenidos que he subido, pero siempre es algo interesante, y que te hace quedar como un repipi ante tus amigos (genial).

Lo dicho, una app utilísima si te gusta recordar lo ridículo que sonabas hace 4 años en las redes sociales (y así, de paso, no cometes los mismos errores).

Anuncios

Bye bye, Winamp

url

La semana pasada saltó la noticia: Winamp va a morir. Le quedan dos telediarios, como aquel que dice, y sus jefes abandonan el proyecto.

Para el que no lo sepa, Winamp fue el primer reproductor de música verdaderamente molón. Mucho menos complejo que iTunes, muchísimo más divertido y colorido que esa abominación que era (y es) el reproductor de Windows Media. El proceso era el mismo: bajarse la música con Napster y reproducirla con Winamp.

Una de las características más famosas de Winamp eran las skins. Es decir, que podías su aspecto y que pasara de nivel 1 choni a nivel Pelopony. Yo he de ser sincero y reconoceré que, más allá de probar con alguna foto de Britney o Madonna, siempre me quedaba con el original. Ese azul oscuro casi púrpura y el verde eléctrico me vuelven loco y es la imagen que más recuerdo de mis inicios con los mp3.

Hay un movimiento para que Winamp sea open source y así todos podamos seguir disfrutándolo. También hay rumores de que alguien lo compraría, como marca (¿te imaginas un Spotify con el nombre de Winamp?). Pero vamos, todo rumorologías. Reconozcamos que ya no lo usamos, pero eso no quita que nos dé mucha pena que se vaya 😦

 

winamp-emulatedplaylist

imax_nascar_3d

 

 

 

SoundTracking

soundtracking

Hoy quiero hablar de otra de esas redes sociales que tanto me gustan, aunque hemos estado un tiempo separados.

Soundtracking llegó a mi vida hace tres años, cuando Instagram no tenía publicidad, Adele era lo más y Lady Gaga lo peor. Venía a ser como el ya mencionado Instagram, pero cambiando las fotos de cafés y ensaladas insoportables por canciones. Y canciones de las buenas, claro.

Recién independizado me daba la vida salir de casa y, en el metro, compartir las canciones que sonaban via Twitter. No sé por qué, un día la app dejó de tener esa funcionalidad, y la abandoné por completo.

Hasta hace un par de semanas, que volvió con energías renovadas, un look muy iOS7 y de nuevo, la opción de compartir via Twitter.

Así que si ahora me veis incordiando con canciones odiables y totalmente equiparables a fotos de platos sofisticados, ya sabéis por qué.